La FVCV redobla su apoyo al kitesurf y la Vela de Acción

La FVCV redobla su apoyo al kitesurf y la Vela de Acción

El windsurf y el kitesurf aglutinan una serie de valores representados por los regatistas que los practican. Estas especialidades, mucho más seguras de lo que se cree,  fomentan la vida sana y el deporte sostenible y por eso en la FVCV apostamos por la Vela de Acción y reclamamos que las administraciones fomenten su práctica y apoyen el balizamiento de espacios reservados.

Los deportistas que practican Vela de Acción llevan mucho tiempo pidiendo soluciones ante un problema que les afecta desde hace años, y que, a pesar de haber presentado varias alternativas, no han sido tenidas en cuenta por las administraciones públicas.

El Ayuntamiento ha restringido al área de El Perellonet el balizamiento para la práctica de estas especialidades. Los últimos años, diferentes colectivos, han buscado el apoyo ciudadano mediante la petición de firmas obteniendo más de 4.000 apoyos para la obtención de nuevas zonas seguras para la práctica de estos deportes en playa.

El colectivo considera  que El Perellonet es insuficiente para un número de practicantes que crece de manera exponencial y reivindican nuevos espacios y participación en la redacción de la normativa que afecte a estos deportes para que, entre todos, se encuentren soluciones compatibles con las prácticas deportivas.


Artículo escrito por Raúl Arellano y publicado en la web de Turismo de la Comunitat Valenciana:

A pesar de la mala fama que algunos malintencionados nos quieren atribuir, este verano no ha habido ningún accidente “grave” de Kite en las playas de la Comunitat Valenciana, demostrando que es uno de los deportes al aire libre más seguros que existen hoy en día.

Hola amigos/as, desde finales de los 90, el kite no ha parado de evolucionar en todos los sentidos, la accesibilidad, las prestaciones y los sistemas de seguridad el material, el nivel técnico de los aficionados, la eficacia de la enseñanza y el civismo de los kiters, pero incomprensiblemente han disminuido relativamente poco, sus opositores.

Podemos afirmar sin equivocarnos que el kite ha alcanzado su edad de madurez y ha superado la etapa inicial de desarrollo.

Hace unos días envié a cada uno de los responsables de seguridad de las zonas kite autorizadas de la Comunitat Valenciana la siguiente pregunta, ¿ha habido algún accidente “grave” en vuestra zona este verano? y la respuesta de todos ha sido contundente, NO.

Según estos responsables, este verano, ningún bañista ni kiter han sufrido lesiones “graves” debidas a un accidente practicando kite, tanto en tierra como en el agua.

Pocos deportes al aire libre pueden decir lo mismo y si encima tenemos en cuenta que en la mayoría de las ocasiones el kite se practica con bandera amarilla o roja, que es cuando las condiciones climatológicas son adversas, significa, sin ninguna duda, que este deporte es muy seguro, a pesar de lo que algunos puedan pensar a priori y aunque a otros con intereses particulares les pese.

El número de practicantes de kite en la temporada alta de verano es muy elevado, estamos hablando de varios miles de aficionados los que practican kite en las playas de la Comunitat Valenciana, entre locales y turistas venidos de toda Europa y que ha menudo saturan los canales balizados y a pesar de ello el nivel de siniestralidad GRAVE este verano ha sido inexistente, ¿qué deportes que se practican al aire libre en estas condiciones adversas pueden decir lo mismo? Pues la verdad no muchos.

Como ya he comentado en otras ocasiones, desde los inicios de nuestro deporte se nos considera un deporte de riesgo y extremo y esta percepción de la gente, que no conoce nuestro deporte, cuesta de cambiar porque muchos medios de comunicación prefieren titulares que alarmen a la sociedad en vez de tranquilizarla, ya que esto último no vende tanto ni consigue tanta audiencia.

Si a esto le añadimos a ese colectivo que no quiere compartir la playa o que se niega a desplazarse a unos metros más allá del tramo de playa que tiene enfrente porque le han colocado una zona kite autorizada delante de su casa o apartamento, va a ser difícil cambiar la opinión pública sobre nuestro deporte.

Puede parecer paradójico pero aquellos bañistas que se oponen al kite porque lo consideran amenazador, deberían saber que este verano han muerto muchas personas simplemente bañándose y no por ello se prohibe el baño a todo el mundo.

Muchos deportes y actividades humanas considerados más seguros que el kite, son en realidad mucho más peligrosos y poseen un nivel de siniestralidad que jamás alcanzará nuestro deporte.

Pero ¿qué ha permitido que nuestro deporte se haya convertido en uno de los deportes más seguros?

Pues son muchos los factores que han aumentado la seguridad y difícil ordenarlos según su importancia ya que es la suma de todos ellos la verdadera clave del éxito.

La evolución del material ha sido sin duda determinante, la capacidad que tenían antaño las barras de disminuir la tracción de la cometa no tiene nada que ver con las actuales, que al separar o soltar la barra consiguen que la cometa quede prácticamente muerta, sin que genere apenas tracción, el control de la potencia de la cometa es mucho más fácil y efectivo que en los modelos de los primeros años.

Fotistica

Los mecanismos de suelta de emergencia del chicken loop y del leash al arnés son semi automáticos, y se disparan muy rápido, nada que ver con los antiguos a base de velcros, incluso todos los arneses modernos disponen de una pequeña cuchilla para cortar líneas si fuera necesario.

Otras mejoras no menos importantes es los shapes o formas de las cometas que con sus diferentes puntos de anclaje y bridajes ofrecen un vuelo de cometa mucho más estable y seguro.

Los arneses son más ergonómicos y transmiten mejor la tracción al cuerpo del kiter y el uso del casco y el chaleco anti impacto se está extendiendo cada vez más gracias a unos diseños más atractivos.

Pero estas mejoras en el material no tendrían ninguna eficacia si las escuelas no enseñaran a sus alumnos/as a utilizarlas correctamente y aunque hay aspectos a mejora en general se está haciendo bien aunque repito todavía hay mucho que mejorar.

Las escuelas están contratando monitores debidamente titulados y su formación es cada vez más completa y exigente.

Sin embargo existen asignaturas pendientes que debemos mejorar, como convencer a los que se inician en este deporte, que realizar un curso de 8 horas es solo un “bautismo” que necesita ser seguido por otro curso de mayor duración y no por un aprendizaje autodidacta y sin control.

Antes de invertir en material hay que invertir en formación, ya que de ello dependerá su propia seguridad y la de los demás.

Es importante también que el número de zonas kite autorizadas aumente proporcionalmente al número de kiters que practican nuestro deporte en verano para evitar la saturación de las existentes y la tentación de invadir  las zonas de bañistas para evitar recorrer muchos kilómetros dedistancia hasta la zona kite autorizada.

Bueno amigos/as espero que os haya gustado.

Hasta pronto y ¡¡¡PURA VIDA!!!