Luis Senís: “Para 2018 vamos a seguir con el Swan 45 y esperamos poder hacer el circuito europeo de la flota Swan”

Luis Senís: “Para 2018 vamos a seguir con el Swan 45 y esperamos poder hacer el circuito europeo de la flota Swan”

El armador del Porrón IX analiza lo que ha sido la temporada 2017, con el colofón tras conquistar el título mundialista en el Nations Trophy Swan 45, y nos avanza alguno de los objetivos de 2108 al mismo tiempo que nos aporta su visión sobre el deporte de la vela.

El Porrón IX, armado por Luis Senís y navegando bajo la grímpola del Real Club Náutico de Valencia, conquistaba hace unos días uno de los títulos más importantes en la vela crucero como es el Nations Trophy Swan 45 en la bahía de Palma. Un triunfo que, unido al obtenido por el mallorquín Nadir (CVP Andratx) de Pedro Varquer en los Swan 42, con el título de campeón de Europa, otorgaba a España el cetro mundialista por equipos.

Tras un más que merecido descanso, el armador valenciano hace un pequeño balance de lo que ha sido la temporada 2017, aunque también nos desvela algunos planes para 2018. Senís, que siempre se ha caracterizado por su prudencia en hacer declaraciones, ha querido aprovechar la oportunidad para aportar su visión sobre el deporte de la vela y sobre el concepto de ‘vela elitista’, un termino con el que no está de acuerdo y no comparte ya que para Senis “la vela, si la vives desde pequeño, desde la base con humildad, el mar te enseña un montón de cosas que después te sirven para el día a día en tu propia vida, te hace ser mucho más listo y un superviviente y por ello, por no ser elitista, he conseguido ser campeón del mundo”.

En este sentido el armador valenciano reconoce que “el deporte de la vela es caro, aunque hay otros que los son mucho más y no le ven como un deporte de ricos”, señala. Senís reconoce que para él es un alivio que no haya en estos momentos las “grandes esponsorizaciones” matizando que “lo más importante es de que puedan repercutir en lo más pequeños, pero no para un proyecto de una suma importante de dinero para un solo barco, sino que sea para el deporte base. A mí no me ha dado dinero nadie y eso me enorgullece. Si hubiera dinero para los niños y no para el barco que gane la Copa del Rey, que no vaya a alguien que por ser amigo de…, que es como ha funcionado la vela en España en los últimos años”.

Senís reconoce que la Copa América dejó mucho a Valencia, a la ciudad, aunque considera que “fue una verdadera pena no tener otra edición fuerte como la 2007 con más de 100.000 personas en la final, por lo que yo me haría una pregunta: ¿Qué podemos hacer para que una Copa del Rey, por ejemplo, podamos llevarla a la gente?, hacer el deporte de la gente a todos”.

Senís valora como muy positiva la temporada que acaba, con la segunda plaza en la Copa del Rey-Mapfre en el que tenía al alcance de la mano el título y se escapó casi al final, perdiendo por dos puntos una de las regatas más importantes del Mediterráneo. “La temporada ha sido muy buena, no se puede negar, aunque y a lo que se refiere a la Copa del Rey, para mí no era una prioridad, sino para los profesionales que venían conmigo”, añadiendo que “en esta edición de la regata palmesana una decisión no muy justa me hizo cambiar el chip y pasar a ser la copa una prioridad. Nuestro proyecto deportivo empezó muy amateur, fuimos creciendo y tal vez ahora hemos llegado al final de ciclo, por lo que pienso que hay que reinventarse y crear ilusión. Hay demasiada ambición de objetivos por detrás y es bueno darle un nuevo aire, generar nuevos alicientes para ser más competitivos”.

En cuanto a la próxima temporada, Senís afirma que van a seguir con el Swan 45: “no vamos a cambiar de barco y esperamos poder hacer el circuito europeo de Swan, con las tres citas importantes: Mónaco, Porto Cervo y Palma, además, y como es lógico, el Trofeo SM La Reina, Copa del Rey, que en 2018 llevaré la caña y era algo que ya estaba pactado, y el Autonómico de Cruceros que, curiosamente, en estas tres últimas regatas hemos terminando segundos en 2017”.

Por lo que respecta al título conseguido en el Nations Trophy Swan 45, Senís explica que “me llenó de satisfacción el poder ver en los distintos podios a gente que había navegado antes en nuestro equipo, eso quiere decir que todos hemos aprendido de todos”. También quiso destacar “que el triunfo era un pequeño homenaje a mi padre, que también forma parte del equipo, es el capitán, un puesto carismático, y aún a pesar de su edad disfruta y lo vive como un niño. Hubo un gabinete de crisis en el equipo y se planteó si podíamos ganar un Mundial con 12 tripulantes, con uno de ellos más mayor (79 años), pero hay cosas más importantes que ganar. Fue un homenaje para él, que vino a todos los entrenamientos”.

El armador valenciano se despide, no sin antes destacar lo relevante e importante que es el deporte base, la vela infantil. “La vela de base, el Optimist, puede hacer nacer la pasión por navegar ahora tengo la suerte de vivirlo como mi hija Daniela, de 12 años, hay cientos de niños y una buena cantera que se va repitiendo, pero creo que en los clubes hace falta recuperar el ciclo económico y que haya gente como yo, que hemos apoyado a la vela ayudando a los niños de los Optimist, apoyando regatas como hicimos con el equipo nacional hace dos temporadas”.