Hermanos Luján: una sociedad que funciona camino del mundial de San Remo

Hermanos Luján: una sociedad que funciona camino del mundial de San Remo

En nuestro habitual repaso al presente deportivo de la FVCV y sus principales regatistas, presentamos a los hermanos Luján, dos jóvenes regatistas valencianos que preparan en el Centro de Tecnificación de la Marina Real su participación en la máxima competición.

Los hermanos Enrique y Pablo Luján –CN Jávea- representarán a la vela española en el Mundial de la Isaf que se celebrará en Italia, en la clase 420 categoría Sub 17.  Ahora preparan el campeonato en la sede de la Federación de Vela de la Comunitat Valenciana, en la Marina Real Juan Carlos I. En el Centro de Tecnificación de la Federación sus preparadores optimizan las prestaciones de esta pareja de regatistas que están llamados a formar parte de la élite en categoría absoluta. Su bautismo de mar se produjo a los 5 años. Desde ese momento, y amparados en la afición familiar que ha liderado su hermana Sara, no han dejado de crecer.

“A nuestra familia le gustan los deportes que se practican al aire libre y desde pequeños nos han inculcado la importancia de practicar un deporte por todos los beneficios que aporta no solo a nivel físico sino también personal. Pero aunque la elección de la vela fue una decisión personal tal vez  la persona que más haya influido es nuestro padre que es un gran aficionado a este deporte”.

La vela de élite, como cualquier disciplina de alto rendimiento, requiere de una gran inversión en tiempo. Para ellos, lo más difícil es compatibilizar el entrenamiento con los estudios. “El tiempo de entrenamiento varía mucho en función de competiciones y si estamos en periodo de exámenes. Entre semana lo normal es ir al gimnasio y si no hay exámenes intentamos planificar algún entrene y luego siempre entrenamos  los fines de semana. Además a lo largo del año siempre hay clinics, concentraciones y alguna regata extra”.

Enrique y Pablo estudiaron en Carmelitas de Gandia. Pero Quique ya ha dado el salto a otro centro al no haber allí bachiller. Agradecen a sus profesores que hayan entendido su dedicación a la vela. A veces incluso variando las fechas de exámenes cuando han faltado durante varios días. Si el apoyo en el colegio ha sido importante, el de sus padres ha sido extraordinario, incondicional. Y por eso hacen un balance tan bueno de su afición y pueden permitirse fijarse altos retos. “Hoy por hoy lo que nos ilusiona es conseguir mejores resultados que el año anterior y nuestro sueño es llegar a lo más alto. En estos momentos nuestro reto más importante sería conseguir una buena actuación en el Mundial en San Remo, el Europeo y el Mundial ISAF y es para lo que nos estamos preparando”.

Ante el mayor reto de su joven trayectoria, los Luján lo tienen claro: “Es una regata difícil puesto que nuestros rivales son los mejores tripulaciones de cada país por eso queremos prepararnos lo mejor posible porque nos gustaría intentar hacer una buena regata. Queremos aprovechar para recordar a todos aquellos entrenadores, directores deportivos, delegados de vela, compañeros de equipo, entidades y a todos aquellos que nos han apoyado y enseñado desde que comenzamos a navegar, pues sin ellos sería imposible alcanzar nuestras metas”. 

Hay otro aspecto que consideramos importante. Les hemos preguntado cómo se lleva eso de competir junto a su hermano. ¿Es el mejor socio? “Tiene muchas ventajas, nos conocemos muy bien y es más fácil coordinarlo todo, entrenamientos, gastos, desplazamientos… pero también tiene una desventaja debido al exceso de confianza muchas discusiones no terminan en el agua llegan a casa. Pero en conjunto pesan más las ventajas que las  desventajas. En realidad estamos convencidos que formamos un buen equipo y que nos complementamos mucho al ser tan diferentes”.

Los hermanos Luján agradecen a la vela la oportunidad que les ha proporcionado para ser mejores personas y para llenar sus vidas y la de su familia. De ellos parte esta recomendación para los más jóvenes. “Hay muchísimas razones por las que recomendaríamos practicar la vela ligera pues no solo te aporta beneficios a nivel físico, es mucho más que eso. A nosotros nos apasiona porque al practicarse en el mar hace que disfrutes mucho más, nos ha permitido conocer a mucha gente, hacer buenos amigos, viajar, conocer otras culturas…Y además el aprender a navegar nos ha  aportado seguridad y confianza en nosotros mismos”.